Moctezuma un granadino con cara de Guardia Civil

en

En 1485 en Guadix (Granada) una familia bien posicionada y adinerada  tuvo un hijo al que le pusieron  Gaspar de Avalos de la Cueva y Granada. El chiquillo desde pequeño se quedaba con la boca abierta ante las imágenes religiosas, y como ser religioso en aquella época era casi como ser rey, se hizo tan beato que acabo siendo cardenal en Roma.

Como el titulo iba por delante, apadrino a una sobrina no se sabe si de su hermano o de un sobrino suyo, a la que pusieron de nombre Francisca de la Cueva.

En 1560 la familia se trasladó a Nueva España (México) con el fin de seguir haciendo fortuna dado los cargos que ostentaban.  La joven Francisca conocedora de  los famosos calores de Guadix, solía salir  a refrescarse  cuando ya había caído la noche.

Una noche mientras paseaba en compañía de su dama,  un joven se le acercó con prepotencia presentándose como Diego Luis Moctezuma Ilhuitlemoctzin.

Francisca al principio se asombró, luego intento repetir los apellidos varias veces entre carcajadas primero de ella y luego de él, y al final tras recuperar el aliento, su corazón y el de él, sonrieron a la vez.

El nieto de Moctezuma le pidió la mano a Francisca,  bajo una parra hermosa  mientras ambos compartían una jícara de chocolate, y la joven granadina  llena de emoción solo pudo decir si y otras vez sí.

En España, Felipe II desconfiaba de todo lo que oliese a Moctezuma así que “invito” a la pareja para que se trasladasen a España a sabiendas de  lo engorroso que es una mudanza.

 A Francisca la situaron como dama de la corte de la emperatriz Ana de Austria, la cual con el tiempo sería una fiel defensora del consumo de chocolate y perfecta embajadora y, a Diego Luis, lo dejaron disfrutar de su posición haciendo más bien poco.

Diego Luis era el sucesor natural y legitimo al trono de México  pero Felipe II y posteriormente su hijo Felipe III, quisieron evitar a toda costa una rebelión contra los españoles, por lo que a base de promesas de títulos, oros y otros embustes, marearon al pobre Luis sin dejarlo volver a México, entre Madrid, Sevilla, Guadix y Valladolid, hasta que falleció en 1606 sin pisar su tierra.

Su viuda, Francisca y su hijo Diego Moctezuma de la Cueva,  junto a un buen número de sirvientes mexicanos, vivieron en Guadix y la Peza, localidad que compraron al rey además, de mantener las propiedades y títulos en México.

@destrodeltoblog

En 1588 enviaron a México a un amigo de Guadix llamado Hernando de la Isla para que administrase sus bienes además de remitirles cargamentos de cacao dado la importancia que este iba teniendo en España.

Francisca de la Cueva, aquella que se casó con el nieto de Moctezuma murió en 1627 después de dejar una buena prole y extender el consumo de chocolate por todo el reino de Granada.

¿Y el Guardia Civil ¿

Vamos terminando esta historia..

Como había que quedar bien con la familia de la difunta después de tanto despropósito, Felipe IV, nombro a su hijo Pedro Tesifon, Conde de Moctezuma en 1624.Su hijo Diego, segundo Conde de Moctezuma fue un poco mujeriego teniendo un hijo de nombre Pedro.

Con el tiempo la nieta de este, Bernarda de Moctezuma y Salcedo se casó en Ronda (Malaga) con Pedro Morejon-Giron y Ahumada, una de los linajes más antiguos y exclusivos de  España.

Y como la vida da muchas vueltas, aquí el final de la historia con sonido de trompetas de fondo:

El nieto de este matrimonio, hijo de militares de renombre, fue el general Pedro Agustín Giron de las Casas,IV Marques de las Amarillas y I Duque de Ahumada que participo en la Guerra de la Independencia con EEUU.

Su hijo, Francisco Jose Giron Ezpeleta, II Duque de Ahumada y V Marques de las Amarillas, undécima generación del emperador Azteca, Moctezuma  fue quien un buen día, harto de ver los carros pasar a más velocidad de lo permitida y sin cinturón, creo la Guardia Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *