Chocolates Trapa

en

Un grupo de monjes se instala en diciembre (1891) en el monasterio trapense de San Isidoro, situado en la localidad de San Isidro de Dueñas (Palencia). Más tarde popularmente sería conocido como La Trapa. Pero no es hasta 1964 cuando se constituye la empresa una vez que la comunidad cisterciense decide vender la fabrica.

Cinco años se establece un acuerdo con la firma italiana Società Alegmana de Milán, para crear uno de sus productos más laureados, los cuadrados Cortados y los Bombonisimos. Este producto, de chocolates Trapa, respondió al deseo de ir abriéndose a nuevos mercados. Elaborados con dos finas capas de praliné y chocolate más unos trocitos de crujiente avellana, hasta nuestros días se han convertido en un icono de la empresa.

A principios de los años 80 (1982), la empresa pasa a manos de un grupo financiero. Grupo Rumasa, perteneció a la familia Ruiz Mateos, hasta que un año después fue expropiada por el Gobierno de Felipe González. En 1992, el grupo Nuevo Rumasa, vuelve a hacerse con Trapa, modernizando un año después las instalaciones a la vez que amplia la gama de productos. Finalmente en el año 2000, la empresa se diversifica y entra en el mercado de la miel.

En el año 2006, se realiza un cambio de imagen en sus productos de la mano del Instituto Dym. La inversión en publicitar el cambio de imagen de los estuches de sus bombones ascendió a 3 millones de euros. Otros 15 millones seria invertidos en la ampliación de la fabrica y almacenes de Palencia, mejorando su competitividad gracias a la ultima tecnología. Finalmente en el año 2010, hay una nueva inversión de 2 millones en los departamentos de calidad e imagen.

Debido a la crisis y problemas con la justicia, la familia Ruiz Mateos decide acogerse a la Ley Concursal a mediados de 2011.

Sigue leyendo aqui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *