Sobre mi

Chocoalcoholic.

El chocolate siempre ha estado en mi vida girando y girando, cual satélite desde que tengo uso de razón. Soy una persona golosa con una pasión desmesurada por el chocolate. Tanto que desde pequeño mi cuerpo lo agradeció ganando unos kilos de mas para disgusto de mi madre. Ella era quien me hacia la ropa y por tanto quien sufría haciendo cada arreglo que iba siendo necesario.

Recuerdo mis primeros «pinitos» en la cocina de casa, cocinando de un viejo libro de recetas, unas palomitas al chocolate negro o algún bizcocho con un toque de cacao. En este punto de mi vida, descubrí que gracias a la comida podía lograr algo tan bello como hacer sonreír a alguien….y llorar, pero en contadas ocasiones. 

Con las primeras lecturas, el sonoro canto de sirena de los Oompa loompa llegó hasta mis oídos dejándome arrastrar por el magnifico Gene Wilder y su  gran Willy Wonka.

El niño se hace adulto

A la edad que se tiene algo de «entendimiento» empecé a estudiar cocina con idea de en un par de años llegar a ser un buen cocinero. Durante esos años aprendí medianamente lo que era el oficio aunque donde más horas pasaba siempre fue en la partida de pastelería.

Una vez conseguido mi diploma me marché a «ver mundo» por España trabajando en algunos estrellas Michelín de San Sebastián, Santiago de Compostela o Madrid además de cadenas hoteleras o restaurantes de compañeros de profesión.

Recuerdo de aquella joven época mi «stage» en San Sebastián. Eran habituales mis pequeños hurtos de «mignardises» cuando el personal fijo se marchaba a descansar y te podías quedar en la cocina realizando labores para el servicio de noche. Tiernas trufas con todo tipo de aromas y sabores, pequeños bastones crujientes de naranja con baño de chocolate negro, deliciosos kikos al cacao (No sé cuántos me comería de estos) se abrían ante mi cada vez que entraba en la cámara fría de la partida de pastelería cual Ali Baba.

¿ Y qué es «Chocoalcoholic«?

Es el interés por contar cómo el cacao llegó a España para quedarse, y como con el paso del tiempo, dicho cacao comenzó a estar más ligado a nuestra vida de lo que pensamos.  

En las redes sociales bajo el nombre de Chocoalcoholic difundo la historia del chocolate en España a la vez que promociono aquellas marcas que se rigen bajo los principios del movimiento global «Bean to Bar«. Asisto a ferias del sector, realizo catas o doy ponencias en lugares como el Salón Internacional del Chocolate de Madrid.