Sprüngli 75% Trinitario

¿Qué ocurre cuando os ponéis en la boca un trozo de chocolate Suizo? Pues que este se derrite fácilmente envolviendo todo el paladar en una exquisita finura de sabor y tacto gracias al señor Rodolphe Lindt. Para no irnos por las ramas, este señor según cuenta la leyenda en 1870, se le olvido un viernes…